Indignados.

Es raro el edificio que en su portal  no tenga el cartel:  “No se admite publicidad”. No importa la población ni la región. Es un fenómeno generalizado por todo el territorio. Me imagino que los vecinos estarían indignados al comprobar tanto extraño entrando y saliendo. Y tanto portero eléctrico que suena cuando menos te lo esperas. Claro, todo depende del punto de vista que tenga cada uno. En los buzones, de repente, conviven restaurantes chinos, pizzerías, cerrajeros, algún burger y, como no, los impresos de las grandes superficies.

 Lo anecdótico de todo  es que el “buzoneo”, como recurso publicitario, era bastante interesante porque te permitía dejar un importante número de impresos en cada portal. Con orden, sin masificación y sin sobresaltos para los propietarios. Se hacía un uso correcto y moderado. Pequeños estudios e imprentas vivían de ello. Las empresas serias que se responsabilizaban de los itinerarios llevaban un control de los trayectos y de los edificios en los cuales se dejaba la información. Pero, como siempre, alguien quiso ir más lejos y ser más listo que nadie. Las grandes superficies comenzaron a invadir los buzones por oleadas. Y no una, sino varias marcas. Con insistencia, agobiando, hasta llegar a cansar.

 Formaba parte de su modelo de persuasión. Convivían y compartían el reducido espacio del buzón y el suelo. Entonces es muy comprensible que empezaran a proliferar los carteles a la entrada de los portales. Se advierte: la publicidad no es bien recibida. Y se acabó, guste o no. Pero hay algo peor que todo eso. Es que a pesar de que un sobre tamaño folio con documentos, lleve en letra muy grande NO DOBLAR, el cartero ignore que sabe leer, lo doble y lo deje en el buzón para hacerte partícipe del mal día que tiene.

Fuente: Ajuntament de Palma

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Posted by MONICA on mayo 21, 2012 at 11:30 am

    Personalmente, me resulta muy útil la publicidad.
    Llegas a tu casa, y echas mano de las cartas de tu buzón, y entre ellas, varios folletos publicitarios entre los que no fallan: IKEA, Alcampo, Carrefour, CASA, El Corte Inglés y su Hipercor lleno de ofertas caras…
    A mí personalmente, más de una vez me han solucionado la tarde, ya ves, debo estar aburrida, pero si hay algo que te haga falta, sabes que puedes realizar un pequeño tour por tu ciudad, en busca de un determinado objeto que publicitan en el folleto de alguna de estas tiendas, y olvidas por completo el hecho de que una vez has entrado, ya te puedes encontrar no con el objeto en sí que es el gancho publicitario, sinó con toda una gama de posibilidades infinitas de gastar dinero… pero si lo analizas, está bien saber a qué te puedes limitar, y es a seguir creyendo en eso, en que no hace falta que tú vayas, sinó que viene a ti… en la tranquilidad de tu hogar, echas un vistazo rápido a la revista de IKEA cada temporada, y te percatas de todo lo que te haría falta para que tu sala de estar estuviese de moda, y se pareciese al menos en un 20% a cualquiera de las que ellos y sus magníficos decoradores se encargan de colocar en sus páginas… algo que jamás te puede quedar bien a ti, si no es precisamente a base de un estudio de decoración exhaustivo, a medida, y sobre todo, a base de gastar bastante más que el precio del cuenco RIKJÄR, o de la mesa KLINDEX, con sillas a juego, pero ahí está, el caso es pillarte, es hacerte pensar, y cuando menos te lo esperas, estás allí, en IKEA, olvidando el hecho de que no necesitas renovar tus sábanas para dormir mejor, ni mucho menos, o de que el dormitorio de tus hijos ha de pintarse y redecorarse en verde, color de la esperanza, de cara a la entrada en época de exámenes finales y lo que van a ganar en capacidad de concentración si tú te rindes y creas un espacio único para el estudio…pero en el fondo, después de haberte olvidado del hecho de pensar en todos y cada uno de los fines que persiguen los creadores de esta marca, como del resto de las marcas, y no es otro que registrar cada temporada el mayor número de ventas posibles de sus objetos y alcanzar sus logros y objetivos financieros en el mercado, sencillamente, a ti, lo único que te apetece, después de realizar el tour por la tienda, no es otra cosa que degustar un increíble plato sueco con una cerveza importada y regresar a tu casa, a seguir con tu vida…
    La publicidad no solamente es útil sino que es necesaria, lo mires como lo mires, en esta vida, cualquier cosa que valga la pena… es muy raro que te llegue, si no es a través de la publicidad, y en el mundo en el que vivimos, no puede ser malo que todos tengamos derecho a la hora de elegir lo que más nos conviene, se trate de lo que se trate, no os parece?

    Responder

  2. Gracias, Mónica. Creo que todos echamos en falta encontrar en el buzón el nuevo catálogo de IKEA. Era una agradable sorpresa contar con las novedades y ver qué aportaba de un año a otro. Algunos portales tienen un buzón por fuera, para que directamente los repartidores dejen los impresos allí. Casi siempre terminan en la basura. Y también hay que reconocer que si desde la pizzería o el chino te traen cómodamente a casa un pedido, es porque probablemente hayas conocido al establecimiento en particular por un folleto que encontraste en el buzón. Como me ha sucedido a mi en numerosas ocasiones. Así que también tiene su lado bueno. Y, como todo, no hay que abusar. Porque luego proliferan los carteles a nivel particular o municipal, como el que aparece en este post, patrocinado por un ayuntamiento, institucionalizando el rechazo a la publicidad.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: