El libro de Garzón, una suprema injusticia con los diseñadores


No he leído el libro de la hija del juez Garzón, tampoco sé si lo compraré. Lo que sí está claro es que ha despertado mi curiosidad. La trayectoria de Garzón es sobradamente conocida. Creo que es el juez más mediático de este país y sus enemigos deben ser muchos. Ignoro las circunstancias de la mayoría de sus problemas con la justicia española, pero me solidarizo con él en lo que respecta a la Ley de la Memoria Histórica. Leí un artículo de Almudena Grandes en EL PAÍS, donde la autora consideraba que el juez se había quedado corto en su proyecto. Yo también pensaba lo mismo. Me convenció. Plasmé mi opinión y la envié al periódico. En diciembre de 2008, El PAÍS la publicó. En ese pequeño ensayo reflejaba el sentir de las familias de los asesinados durante la Guerra Civil Española, que en pleno siglo XXI aún no saben donde se encuentran enterrados sus seres queridos. Aquellos que por falsas denuncias o simplemente por no ser afines  al Movimiento Nacional, fueron objeto de persecución y muertePero dejando a un lado este comentario me gustaría centrarme en la portada del libro, que es realmente el objeto de este post. Si el contenido de la obra va a constituir una gran sorpresa para muchos, la portada ya lo es para mí. Me sorprende su baja calidad. La elemental forma de su planteamiento y resolución. Y la ausencia de concepto alguno, cuando las acciones emprendidas por el juez, a lo largo de su carrera, constituyen un auténtico briefing para nutrirse a nivel conceptual. Parece estar diseñada por un comité. Podría nombrar a unos cuantos diseñadores de prestigio que podrían haber personalizado esa imagen. Pero no lo voy a hacer, porque me bastan los nombres de algunos estudiantes en prácticas que han pasado por mi departamento creativo y, solo con una parte de su talento, hubiesen resuelto mejor el diseño.

¿Por qué esa tipografía condensada y fuera de lugar? ¿Por qué el nombre de la autora tan gigantesco? ¿Dónde está reflejada la esencia del contenido? ¿Cuál es el concepto? El nombre del juez por sí solo ya hace campaña. Él y sus vicisitudes venden. No me creo esa teoría de que en el escaparate de la librería tiene que competir con las demás publicaciones y llamar la atención desde la acera. Ese marketing  es propio de comerciales que no saben de comunicación. Que lo leyeron en una página determinada del libro que les recomendaron mientras estudiaban el master. El análisis de las audiencias es objeto de muchos estudios por parte de los teóricos de la comunicación de masas. Y la Semiótica tiene mucho que decir al respecto, en este proceso de interacción entre el productor de la información y el receptor. Y la portada es un soporte muy importante para tener en cuenta estas consideraciones. Con todos mis respetos, María Garzón, la solución gráfica de su libro es una suprema injusticia que se hace con los diseñadores, principalmente con los más jóvenes, que por ahora solo poseen el talento y no son conocidos. El suficiente para mejorar ese trabajo y realizar un proyecto en consonancia con la imagen y la excelente reputación que para mí tiene su padre.

 Fuente: Editorial Planeta

Anuncios

8 responses to this post.

  1. Esteban, lo que comentas del juez Garzón, estoy de acuerdo con la labor que empezó a hacer con la Ley de la Memoria Histórica , independientemente de ideologías políticas, me parece interesante lo que comenzó y no le dejaron terminar, aunque también se le criticó mucho , pero para las familias que tienen desaparecidos y que no saben en que fosas pueden estar sus seres queridos y el sentir que se les ha quedado por no saber donde están enterrados, que muchos fueron detenidos por solo se amigos de gente que tenían ideas políticas en contra del régimen. Referente a la portada del libro de su hija, por lo poco que sé valorar , me parece que lo que quiere reflejar por la portada , es la llamada de atención de su nombre, más que el contenido, con esas letras tan gigantescas no sé quién lo ha diseñado,pero es verdad que el nombre de su padre no necesita un buen escaparate , él ya por si solo lo tiene, como tú bien dices .Lo que se quiere reflejar en el libro casi ni se aprecia , creo que es cierto que aquí tenemos mucha gente joven con muchos valores en lo referente a la publicidad y el arte que para que se les reconozca su trabajo tienen que salir y exponerlos fuera de España,porque aquí ya existe un monopolio.

    Responder

    • Gracias, Eloisa. Creo que coincidimos. El nombre de Garzón es tan sólido que no necesita ninguna exageración tipográfica para llamar la atención . Creo que el diseño de la cubierta se queda bastante corto ante la excelente proyección profesional de este juez.

      Responder

  2. Posted by Bea on junio 21, 2012 at 6:02 pm

    Soy estudiante de turismo. A través del marketing nos han inculcado el cuidado y la importancia de la imagen. La segmentación de la población de cara a dirigir correctamente los diferentes mensajes publicitarios. Conozco la figura del juez Garzón y el papel que ha jugado en nuestra sociedad. A mi juicio, muy positivo. Aunque no entiendo de diseño y no puedo valorar la portada del libro como si fuese profesional del tema, si me transmite la sensación de estar anticuada. El tamaño de las letras atiende más a una intención de generar notoriedad y oportunismo, más que en la preocupación de crear una imagen atractiva.

    Responder

    • Gracias por tu comentario, Bea. Aunque no creas entender de diseño, sí que te has dado cuenta de que hay elementos “exagerados” en la composición que, efectivamente, atienden a un oportunismo. El propósito podría ser favorecer una supuesta compra por impulso, más por la curiosidad mediática generada en la población que por conocer los problemas de fondo que hay en torno a su figura.

      Responder

  3. Posted by mproel9@gmail.com on junio 22, 2012 at 8:44 pm

    Tienes razón Esteban, estoy de acuerdo contigo. Soy diseñador y el trabajo es totalmente mejorable. Lo que más me sorprende es que la foto de fondo está clonada y no se preocuparon en disimularlo, Si te fijas, algunas figuras se repiten descaradamente. ¡Lamentable! Por cierto, tus artículos son muy interesantes. ¡Enhorabuena!

    Responder

    • Gracias por tu intervención. La opinión de otro profesional es importante y, en este caso, acertada, porque es verdad. La foto es un fragmento que se repite (clonada) y lo malo es que si te fijas un poco lo notas enseguida. Como bien dices, no hubo preocupación en disimularlo, luego la credibilidad de la imagen está cuestionada.

      Responder

  4. Esteban, es cierto lo que comenta éste compañero tuyo , la foto de la portada cuando la vi , me pareció cargante , apenas se aprecia el dibujo solo se ve una masa de gente , hay que parar a fijarse muy bien para poder distinguir lo que el dibujo en si ,nos quiere transmitir y con las letras exageradas lo único que hace es dejarlo en segundo plano y con poca visión.

    Responder

  5. Es cierto, Eloisa. Hay diseños que dignifican el producto y otros, en cambio, están por debajo de él. La portada de este libro en concreto es el ejemplo de una gráfica que se puede majorar mucho.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: