El Rey y su campaña del rifle: Disparos reales

 

Desde que vi la lamentable  fotografía que todos conocemos, donde el rey y el elefante eran los protagonistas, me imagino que el fabricante del rifle pensaría en lo interesante que sería sacarle partido al acontecimiento en beneficio de sus armas de precisión.  No es ninguna idea descabellada. Y si el monarca actuara como prescriptor, convencería aún más. Seguro que Iñaki Anasagasti diría: “Por fin hace algo útil”. Si David Ogilvy utilizó a Hathaway para un anuncio de camisas, un personaje que proyectaba una imagen de mucho status, incluso en una pieza también aparece con un rifle, ¿por qué su majestad no podría hacerlo también? Además sería la oportunidad de contribuir a paliar la crisis con su desinteresada aportación económica, cediendo su remuneración como protagonista de la campaña. Si todos los españoles lo mantenemos a él no estaría de más que,  dada la lamentable situación económica que atravesamos, ese dinero fuese a parar, por ejemplo, a los comedores sociales. Muchas familias verdaderamente necesitadas recibirían alimentos.

Me imagino una reunión con el anunciante en su sala de juntas, ante una gran exposición de armas, como si estuviéramos en la casa del desaparecido Charlton Heston, el que fuera presidente de la americanísima Asociación del Rifle. Nos hablaría de la singularidad de su producto, de la precisión, de la fiabilidad, de los disparos certeros… de la oportunidad que el suceso de Botswana le pone en bandeja como fabricante.

–  Y usted ya tiene una idea, ¿verdad? Le pregunto.

– Sí, por supuesto, quiero que el slogan sea “disparo real”, o “disparos reales”, me responde con una gran sonrisa, que me recuerda la cara de felicidad de los charlatanes en las películas americanas. Aquellos embaucadores con argumentos poco convincentes que vendían sus elixires mágicos a los ingenuos aldeanos desde lo alto de sus carretas.

– Mis armas no son de fogueo, son reales…como el Rey… ¿me entiende? Ja, ja, ja, ja.

Por cierto, Urdangarín, dadas sus circunstancias personales, no podría patrocinar la campaña. De lo contrario habría sacado adelante el evento con el cliente. De esta forma todo quedaría en casa.

Fuentes: prensa nacional y redes sociales.

Anuncios

4 responses to this post.

  1. Posted by MONICA on junio 21, 2012 at 8:02 am

    Personalmente, me gusta esta reflexión, es original, controvertida, muy ocurrente, y por supuesto, daría lugar a varios debates de todo tipo; visto como un hecho aislado, el Rey no debería haber estado allí, y menos en un momento en el que un país se estremece y adolece un mal del calibre de un cáncer que se extiende sin remedio, y para el que no parece haber antídoto ni cura a corto plazo; otro tema es el hecho de eliminar a un animal tan noble en su propio territorio, en su hábitat, y exponerlo como trofeo de caza sin más.
    No me gustaría ser yo quien estuviera presente en una foto así, y menos, teniendo en la actualidad el reinado del país en el que vivimos.
    Pero está claro que un publicista intrépido ya se habría hecho eco de una noticia así, para sacarle partido, el partido que de un modo muy ocurrente le sacas tú en este artículo de lo que podría llegar a haber sucedido… repito, muy original Esteban, te felicito por tu intrépido sentido del humor irónico y a la vez elegante.

    Responder

    • Gracias, Mónica. Creo que en torno a esta noticia concurren tantas circunstancias desfavorables, que a la hora de escribir sobre ello el sentido del humor no puede quedar en un segundo plano. Sobre todo porque sale a la luz no solo el traspiés social del Rey, sino el descrédito de su yerno en un momento muy delicado para la economía de todos los españoles.

      Responder

  2. JAjajaj, lo comparto, con su permiso!. En los EEUU, lugar donde españa se mira tanto cual espejo mañanero, igual se lo publicarían sin problema. Me imagino al señor bush con esa sonrisa de la que vd habla. Felicitaciones!!

    Responder

    • Gracias, Néstor. Sí, la verdad es que esas sonrisas son tan frecuentes y estamos tan familiarizados con ellas en el día a día, y a través de los medios de comunicación, que a estas alturas creo que ya no nos sorprende nada.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: