Reivindica el valor del espacio en el diseño gráfico

Cuando comencé a trabajar por primera vez en el estudio de una agencia de publicidad, el director creativo me inculcó desde el primer momento que el espacio del que dispones en una pieza concreta, bien sea un cartel o un anuncio de prensa, por ejemplo, había que entenderlo como una superficie a rellenar. Es decir, ancho y alto delimitando un continente para dotarlo de contenido, aprovechando al máximo cada centímetro. En ningún momento se contemplaba la superficie como un elemento más del que dispones para componer y  comunicar tu mensaje, personalizándolo con el  significado que deseas. A mí, a pesar de ser un novato, aquello no me encajaba; todos los trabajos acababan igual: una “masa” de elementos despersonalizados y simples agrupados siguiendo siempre el mismo orden. Por casualidad cayó en mis manos una revista de diseño: Novum gebrauchsgraphik. Era un compendio de trabajos de reconocidos profesionales y de estudiantes de todo el mundo. Abarcaba el diseño, la fotografía, la ilustración y, por supuesto, las campañas originales.

Mi sorpresa fue comprobar inmediatamente cómo a través de diferentes números, en la gran mayoría de trabajos seleccionados por la publicación, el espacio se contemplaba como un elemento más a tener en cuenta  a la hora de comunicar el mensaje, y no un simple hueco relleno de imágenes y textos.

Realmente al día de hoy lo que me desconcierta es que un gran número de profesionales  ignoren la importancia e influencia que desempeña el espacio y su equilibrio sobre el resto de elementos compositivos, así como su contribución a la diferenciación y personalización del diseño.  No estoy hablando de nada nuevo.  En el siglo pasado hay grandes ejemplos al respecto. Concretamente la pieza que ilustra este post es del año 1959. No la he elegido por ser una creación de Bill Bernbach, ni por su acertado titular. La elección ha sido por el excelente juego del espacio que contribuye a enfatizar el mensaje que arropa al escarabajo, es decir, por la equilibrada proporción de los elementos en total consonancia con el concepto de comunicación. Algunos comunicadores que conozco dirían al respecto: “¡El coche no se ve bien!”, “¡qué desperdicio, tanta superficie sin información!” o “¿por qué tan pequeño el titular?”. Para ellos no es relevante el valor añadido que aporta la superficie en blanco. El juego con el espacio, cuando está justificado, es una clara reivindicación que todo diseñador debe tener en cuenta para dotar de personalidad a un diseño. El tipógrafo y diseñador Martin Solomon aún va más lejos: “El espacio puede considerarse una forma de energía.”

 Origen de la imagen: http://www.lahistoriadelapublicidad.com

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Posted by MONICA on septiembre 26, 2012 at 11:18 am

    Me gusta ser la primera en llegar a este escenario, el de las palabras encadenadas danzando a un ritmo suave, en este caso. Ser la primera persona que imprima una huella personal basada en el criterio y análisis que realizo detenidamente de todos y cada uno de los posts que cuelgas en tu blog, del que sabes perfectamente que soy fan absoluta y seguidora incondicional; pero eso ahora no importa, simplemente, al grano.
    Lo mejor de Volkswagen en sus diseños gráficos y también en sus spots publicitarios, es precisamente ese espacio, la elección de motivos que guardan una conexión directa con el corazón, que nos tocan la fibra, y en los que siempre éste guarda una relación con el buen gusto, sin sobrecargar de imágenes superpuestas, sin excederse en barroquismos ni exageraciones… era célebre el spot publicitario que la marca realizó en el 2011, con un tema de los beatles si no recuerdo mal de fondo, y un niño bastante hermoso y avispado, que desde su cochecito miraba las piernas de las mujeres que pasaban ante sus ojos… nada tan original se ha hecho después, sinceramente.
    En el caso de la imagen de diseño del volkswagen escarabajo que es objeto de este post, no hay palabras que lo definan mejor que el mensaje subliminal al verlo centrado en la página, dominando un espacio en blanco, pero sobre todo, su dimensión… no aparece a tamaño real para impresionar, sinó en miniatura, y el logo de debajo, que dice en inglés: “Piensa en pequeño”… absolutamente grande!

    Responder

    • Gracias, Mónica. Este anuncio es un icono de la publicidad. Está muy bien resuelto a nivel conceptual y gráficamente. Pero aún hoy unos cuantos profesionales siguen viéndolo con indiferencia, atribuyendo argumentos bastantes peregrinos en su contra. Lo sorprendente es que sigue vigente, a pesar de tener cincuenta y tres años.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: