Pubis con denominación de origen

 

Las fotografías de Chema Madoz son de una sencillez y persuasión extremas y, además, muy originales. El elemento justo se integra en el lugar apropiado. Se acopla como si hubiese estado siempre ahí, pero sin darnos cuenta. Y la composición no solo comunica sino que transmite y seduce. No sé qué perseguía con el motivo ni tampoco cuál es su título, pero a mí me sugiere el que he creado para encabezar el post.

También se podría llamar sed de ti  evocando el exquisito poema de Neruda que dice: […] “Ebria de sed, loca sed, sed de selva en sequía. Sed de metal ardiendo, sed de raíces ávidas”. […] Pero no, la denominación de origen me gusta, es muy singular. Te ubica en el  particular contexto de esa mujer que es única e irrepetible. La identifica y la diferencia porque es auténtica. No hay dos geografías corporales iguales. No hay dos territorios gemelos porque los sentimientos son muy particulares.

Y para delimitar ese sutil rincón donde el vientre se funde con los deseos, se erige la copa. Vidrio contenedor de elixires que improvisa sonrisas y envalentona los pensamientos. Licores que, sin pedir permiso, alteran las voluntades con efímeras sensaciones. Y quien  observa la figura  siente cada centímetro del  particular territorio que no ve. Un territorio transparente a las emociones envuelto por la pasión. Y la excitación se respira  sin necesidad de ver el rostro de la mujer. Se bebe sorbo a sorbo, piel con piel.

Origen de la imagen: Chema Madoz. Obras maestras. La fábrica.

Autor: Chema Madoz

Anuncios

4 responses to this post.

  1. Magnífica descripción e interpretación de la fotografía Esteban. El título persuasivo a más no poder. Me ha encantado. ¡Enhorabuena!

    Responder

  2. Si, ciertamente es una fotografía que hay que pararse a mirar , para ver que finalidad tiene , la verdad Esteban, que me gusta mucho el artículo y esa sed de la que tu hablas referente a la sensualidad que transmite esa simple copa de vino en el punto original de la persona que está detrás , la sensualidad cómo tú bien dices, se transmite en la poesía , aquí has hablado de un poema de de Neruda ,en las emociones , en el piel a piel , en la pasión e imaginación que queramos darle sin ver rostro alguno.

    Responder

    • Gracias, Eloisa. La originalidad está muy presente en la obra de Madoz. Sus fotografías sorprenden. La primera vez que tomé contacto con su obra fue en el Museo Reina Sofía. Desde entonces me he rodeado prácticamente de toda su bibliogfrafía.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: