Publicidad creativa ineficaz

7up

 La Revolución Industrial trajo consigo la aparición de infinidad de nuevos productos para los ciudadanos. La publicidad, por entonces, tenía una finalidad muy informativa. Se trataba de dar a conocer al anunciante y explicar cuál era el uso del producto que fabricaba para el público. Poseía una clara utilidad. Pero, desde el momento en el que esta etapa se superó, y aparecieron industrias que competían con artículos similares, el carácter informativo  pasó a un segundo plano. El mensaje racional no era tan contundente y las emociones comenzaron a influir en la decisión de compra.

¿Y qué es lo que sucede ahora? Pues actualmente existe una saturación inmensa de anunciantes, productos y mensajes que dudo mucho lleguen con eficacia al consumidor final. Dependiendo del contexto en el que te muevas, como profesional de la publicidad puedes tener acceso a pequeños, medianos o grandes clientes. Te sorprendería saber que todavía hoy un gran número de comunicadores entienden los mensajes publicitarios a su manera. Es decir, la transmisión a un diseñador gráfico de una información subjetiva, solo basada en la intuición y los gustos personales. Y, buenamente, este profesional desarrolla conceptos sin tener en cuenta otras disciplinas ajenas a la gráfica que son esenciales en el proceso de comunicación de todo producto.

Esta particular forma de trabajo era habitual durante los años 60 y 70. Clientes, comerciales y dibujantes no han evolucionado en muchos mercados y siguen manteniendo actualmente este  proceder.  La única diferencia es que se sustituye el tablero de dibujo por un flamante Mac. Hay un libro de J.J. Pérez Cuesta y Rafael Esteve que contempla la publicidad ineficaz, aquella que no tiene en cuenta la realidad de los mercados y, en consecuencia, de los consumidores. Comunicaciones dirigidas solo a impactar, entretener y estimular los sentidos. Una publicidad que se olvida de lo básico: las percepciones. En la página 38 del libro cita la agonía de marcas como Seven Up, en un declive permanente, a pesar de sus campañas creativas. No importa el tamaño del mercado ni del cliente, lo relevante es la eficacia del mensaje. Una publicidad muy bien vertebrada que haga útil la creatividad y, por supuesto, que venda.

Imagen: http://www.taringa.net/posts/noticias/8694631/Coca-cola-vs-pepsi-sprite-vs-zup-herni12.html

 

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Reblogueó esto en Andrea Lorenzo Silvay comentado:
    No hay que ser solo creativo, hay que saber llegar al público, hacer un estudio sobre el consumo del producto, tener una acercamiento con los consumidores para saber que es lo que esperan de nosotros. Solo así será eficaz una publicidad.

    Responder

  2. Gracias por tu comentario, Andrea. Efectivamente, son muchas las variables que intervienen para que se produzca el éxito de una comunicación. La creatividad puede calar en el receptor del mensaje y no por ello el consumidor tiene que identificarse con el producto y su promesa. Simplemente se valora que la publicidad es original. Muchas campañas brillantes a nivel creativo han sido un fracaso en ventas. Es la otra realidad.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: