“Aceptamos pulpo como animal de compañía”

scattergoriesHe manifestado en más de una ocasión que tengo mis dudas acerca de la eficacia de las oleadas de anuncios que se emiten en televisión. La mayoría de los telespectadores no recordamos absolutamente nada los mensajes de los spots recientes. Por ejemplo, los correspondientes a los últimos minutos de programación cuando interrumpen una película. Es un murmullo permanente, una suma de lacónicos testimonios que inciden en promesas y ventajas arropadas por las marcas correspondientes. No estoy tirando piedras sobre mi propio tejado. Pero otros ya lo han dicho antes que yo, como Jacques Séguéla: “El exceso de publicidad mata la publicidad”. Más claro imposible.

Esto no es nuevo, lo venimos arrastrando. También en los 80, cuando el deseo por aprender nos llevaba a ser abogados del diablo, y los novatos preguntábamos a quienes sabían más que nosotros, siempre había una respuesta socorrida:”Al final lo que se recuerda es la marca”, solía decir un jefe que tuve. ¿Una inversión enorme en producción para recordar solo la marca?, ni que todos los anunciantes fueran Coca Cola, me preguntaba. La respuesta era tan absurda como desacertada.  Eso solo se hizo cuando nació la publicidad, porque fue tan novedosa que el público quería saber quién fabricaba determinados productos, porque también eran inéditos. Pero años más tarde hubo saturación, como es lógico. Y eso que hablamos de comienzos del siglo pasado, no de nuestro particular presente con las redes sociales y la interactividad.

Entre La chispa de la vida de Coca Cola y  Aceptamos pulpo como animal de compañía de Scattergories, hay mucho dinero y también buenísima creatividad. Qué se puede decir del refresco a estas alturas. A fuerza de grandes inversiones y de acertados mensajes, década tras década se han hecho un hueco en la mente del ciudadano. Para muchos es una lovemark. Pero con mucho dinero, por supuesto. En cambio la originalidad y la trascendencia de un copy alusivo al pulpo como compañero doméstico tuvo tanta repercusión que, a pesar de los años transcurridos, se sigue recordando. Y en el contexto social y económico de los 90, que fue bueno, también se emitían muchos anuncios. Existía saturación aunque menos que ahora. Por eso, el poder recordatorio de una imagen o un copy son sumamente importantes para que una estrategia donde se han invertido horas y esfuerzos de equipos de trabajo no se vaya por el sumidero de la indiferencia, a no ser que cada spot que se emite sea un éxito en ventas, pero lo dudo mucho.

Fuente: http://www.youtube.com/watch?v=fodFIbrg5tE

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Soy una persona que trabajo en el sector comercio y opino que toda la publicidad no pasa inadvertida , siempre vienen pidiendo lo último que han visto en publicidad sobre todo televisión ,aunque haya otro producto mejor , hay un refrán que dice que una imagen vale más que mil palabras y no en todo , la publicidad vende sobre todo la imagen

    Responder

  2. Aunque parezca que la publicidad la ponen muy saturada , hay un tipo de público para cada spot publicitario y cada uno selecciona. nada más puedo decir , hablo desde lo que veo cada día detrás de un mostrador .

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: