Archive for the ‘Campañas’ Category

Comunicar en pelotas

ING buena

En la página 83 del Diccionario del diablo, de Ambrose Bierce, me llama la atención la definición de Conversación: “Una feria en la que se exhiben las limitadas capacidades mentales, y en la que cada participante está preocupado por cómo presentar sus propios productos que no tiene tiempo de prestar atención a los del propio vecino”. Este libro fue escrito entre 1868 y 1911 y, a pesar del paso del tiempo, la condición humana sigue siendo la misma.

En Adán y Eva y Aventura en pelotas, de Cuatro y Discovery MAX, respectivamente, la vaguedad es el común denominador de unos capítulos dirigidos a unos públicos que no sé lo que buscan en este tipo de programas intrascendentes. Al amparo de la desnudez, ¿se trata de analizar conductas? ¿comportamientos sociológicos? ¿morbo? Parece que estar en pelotas es un imán para determinadas audiencias. De lo contrario los respectivos canales ya hubiesen prescindido de estos espacios.

No obstante, en la comunicación comercial, al concepto en pelotas se le puede dar un giro mucho más inteligente y cercano sin caer en la vulgaridad. Y la prueba de ello es que ING, con su spot Ya vivimos demasiado condicionados , lo ha logrado. Y el acierto es doble. Por un lado, un concepto muy afortunado; y por otro, porque se trata de un banco. Entidades que se caracterizan por la baja credibilidad de sus comunicaciones. Precisamente por eso, porque hacen solo publicidad puntual y descuidan la comunicación integral. La que va desde el anuncio hasta la sucursal.

Me agrada el acting. Es creíble. No hay sonrisas artificiales que ya nadie se cree, ni promesas que se quedan solo en la pantalla. Hasta hay incertidumbre en las expresiones de los actores, y aún así es brillante porque convence la forma de transmitir el concepto. Creo que a estas alturas por muchos cuerpos que sigan desnudándose, prefiero un buen cerebro que se quede en pelotas y me sorprenda con una gran idea.

 

 

 

Anuncios

“Obama: mono de bosque tropical”

darwin

De las caricaturas siempre me ha llamado la atención su contenido informativo. De hecho han constituido una herramienta provocadora muy importante para complementar las noticias. En ciertos casos algunas han sido casi declaraciones de guerra. Desde el punto de vista de la comunicación social pesa más el valor periodístico que la sátira, a pesar de su imprescindible componente artístico sin el cual no sería lo que es.

 Por eso más allá de la crítica de la época de la que fue objeto el naturalista Charles Darwin, considero que la ilustración de este post es todo un homenaje a su trabajo sobre la evolución de las especies de seres vivos que tuvieron como origen a un mismo antepasado. El cuerpo de simio no supone ningún agravio, al contrario, es todo un reconocimiento al eminente investigador.

 En cambio con el “mono de bosque tropical”, insulto con el cual la Comisión Nacional de Defensa de Corea del Norte ha calificado al presidente de los Estados Unidos, entramos en una vorágine que recuerda más a los comentarios de patios de colegio de la infancia que a una nota de prensa oficial que tiene como origen a un alto estamento ejecutivo. Porque a esos niveles lo mínimo que esperamos es seriedad y rigor.

 Antes del inicio de la Guerra de las Malvinas, recuerdo cómo una revista argentina trataba de malvada en su portada a Margaret Tatcher, vampirizada con diabólicos colmillos. No sé que pensaría Bram Stoker, si en la particular sociedad victoriana donde gestó a Drácula hubiese incluido a la La Dama de Hierro, calificativo con el que se conocía a la primera ministra del Reino Unido por su temperamento y dureza, como novia del protagonista de su novela.

 La cuestión es que no es la primera vez que la xenofobia sale del terreno de juego de los estadios para beneficiar a sectores políticos muy concretos. A la ministra negra de Justicia francesa Christiane Taubira también se la tachó de “mono” en la portada del semanario Minuto. Y parece que son los conservadores galos quienes se benefician de que estos actos racistas proliferen. Están sembrando para recoger.

 “El mono de bosque tropical” es más que un titular de prensa. Más que un reclamo publicitario. Entramos, propiciado por alguien o no, en una particular y sutil forma de ir más allá de las acciones promocionales convencionales para difundir un mensaje de forma global rápida y eficazmente. Lo que antes hubiese supuesto una enorme inversión en medios y soportes, ahora, con un calificativo fuera de tono se ha generado todo el interés mediático para despertar la curiosidad por una película, con un prescriptor excepcional: Barack Obama.

 Acostumbrémonos, por lo tanto, a no hablar solo de publicidad, ni siquiera de marketing. Hay que empezar a entender todos los procesos de emisión y recepción informativos como vehículos de comunicación, principalmente si estos no responden a los métodos tradicionales de gestión y producción. Y ese carácter inédito será el que imprimirá notoriedad y persuasión a los mensajes. Porque la gran beneficiada en este particular conflicto entre líderes políticos es Sony Pictures y su intrigante film The Interview, donde la CIA está detrás del intento de asesinato del líder norcoreano Kim Jon Un. Así es. Entre todos nos van a atorrollar* pero venderán entradas como nunca.

 

(*) Confundir o turbar a alguien, según el diccionario ejemplificado de canarismos. ( 2009) Instituto de Estudios Canarios.

 

Fuentes:

 Imagen: http://tectonicablog.com/?p=19922

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2014/12/27/corea-norte-llama-obama-mono-bosque-tropical/00031419676422845482924.htm

http://www.eluniversal.com/internacional/131113/justicia-francesa-investiga-publicacion-por-insulto-racista-hacia-mini

 

 

Criticar sí podemos, Pablo

86DC841358077A9DF31EAB841C9_h498_w598_m2-1

Para mí solo había un 11 de septiembre, el del golpe de Pinochet en Chile, pero quedó eclipsado el día del ataque a las Torres Gemelas casi 30 años después. También el nombre de Pablo Iglesias lo tenía asociado al fundador del Partido Socialista Obrero Español hasta ahora. El nuevo Pablo Iglesias “telepredicador”, “demagogo”, “impresentable”, “farsante”, etc. parece que tiene mucho que decir a una gran parte de la sociedad. Así lo entiende un colectivo que renunció a la oferta política existente y se decantó por Podemos.

Lo que me llama la atención es que de la noche a la mañana cada vez oigo hablar más de él. Casi siempre mal, por supuesto. Y eso te hace pensar. No entro en la línea política, pero sí me atrae a nivel de comunicación la diversidad de mensajes emitidos y las diferentes percepciones de los receptores, desde todos los puntos de vista. Hace años, cuando el PP buscaba un líder trató de posicionar a Antonio Hernández Mancha. Los creadores de imagen lo devoraron principalmente por su aspecto de señorito. No cuajó. Pablo Iglesias, en ese sentido, ha conectado de la mejor forma posible porque es de lo más normal. Lo positivo es que empatiza con un público sencillo y eso es lo que quería la mayoría.

Aparte de sorprender tras las elecciones, sus particulares “competidores” le están haciendo la mejor campaña publicitaria que le gustaría a todo líder político: criticar. Son muchas las ventajas diferenciales que posee y las está aprovechando muy bien. La primera es que ha captado a los desencantados con sus promesas. Por fin ven la luz. Y lo hace aprovechando un contexto social y económico donde sembrar su particular discurso, porque sabe con seguridad que le van a escuchar. Eso no lo han sabido hacer los demás a pesar de llevar a cabo grandes inversiones en publicidad.

Las acciones de acoso y derribo contra Pablo Iglesias son muy diversas. En los medios y fuera de ellos se le ataca duramente. Es lo mejor que le puede suceder porque le temen y si no es así lo parece. Los electores toman nota y hacen suyas las particulares diferencias contra su líder. ¿Se oye hablar con trascendencia de otro político? Creo que no. La imagen de Cospedal sosteniendo el cartel con el anecdótico mensaje dice mucho de una sociedad que está harta. Y agradece el despliegue publicitario y gratuito que ejercen determinados personajes para desprestigiar al líder de Podemos porque saben que lo están fortaleciendo. El futuro será de los descontentos. Y en este particular presente Pablo Iglesias solo siembra para recoger. Y lo hace con una campaña de publicidad gratuita. Otra cosa no pero criticar sí podemos.

 

Imagen: http://noticias.es.msn.com/nacional/twitter-se-mofa-de-cospedal-por-su-cartel-de-apoyo-a-las-ni%C3%B1as-nigerianas-secuestradas?page=6

 

El anuncio de la Lotería es muy bueno

SorteoNavidad2013

Hace muchos años un profesor de marketing me dijo: “El criterio de la mayoría prevalece sobre el de la minoría. Los gustos personales hay que dejarlos a un lado”. Y tenía mucha razón. Desde ese momento asumí que la creatividad no lo es todo, que hay anuncios espectaculares que no venden y que la ideas forman parte de un mix, donde otras áreas interrelacionadas tienen mucho peso.

Particularmente el anuncio de la Lotería de este año no me gusta. No me identifico con él como público, pero como estratega sí. Y pensando como comunicador, no solo como consumidor, asumo que otras disciplinas tienen mucho que ver en el resultado final de este spot tan criticado. He visto las parodias y algunos comentarios y sigo pensando lo mismo. Es bueno. Y voy a dar mi opinión. ¿Se acuerdan del Cuponazo? Fue un original spot que impactó en los 80. El objetivo era comunicar la existencia de un superpremio de la ONCE. Lo curioso es que se hubiese vendido igual sin necesidad de hacer una macro inversión en producción, con un presupuesto más modesto y con una idea menos original. ¿Por qué? Pues porque hay productos con un histórico muy fuerte. La Lotería de Navidad está en la mente de todos los ciudadanos, el público la espera.  Las participaciones se venden solas.

Entiendo que si este año el anunciante asumió ese código de comunicación fue porque una gran mayoría de la audiencia se siente identificada con los cantantes. Es posible que los focus group –si los hubo en la investigación– hayan determinado la conexión de muchas generaciones con esos intérpretes. Probablemente “copiaron” el color dorado de Freixenet porque se asocia rápidamente con la Navidad. No son nada originales, pero sí efectivos. Mucho. Y con respecto al juego de palabras Pon tus sueños a jugar, está claro que hay interpretaciones para todos los gustos. Para quienes piensan que sueño es sinónimo de ilusión y no se puede mancillar la palabra con la incitación al juego. Y, por otro lado, los que no entran en esas cuestiones. Los que asumen que a través de una prestación económica puedes resolver tu vida, porque entienden que el azar puede favorecerles el día que menos se lo esperan. Que nadie se escandalice. Que no te gusten los programas del corazón no significa que no se vean. Y una grandísima mayoría es adicta. Tenemos que entender que detrás de los árboles se encuentra el bosque aunque no lo aceptemos. Ahora hay que esperar a las ventas, si cumplirán las expectativas o no, para juzgar las acciones. Y, después de todo lo dicho, yo me quedo con mi calvo. No el de la Lotería, sino el de Jesús Puente: “Atún claro, calvo”.

 Fuente: http://www.youtube.com/watch?v=sTgdG9jWxX8