Archive for 28 septiembre 2013

La tilde, ese grafismo incómodo

rae-limpia-fija-esplendor-620x350

Si eres profesional del diseño gráfico, seguro que entiendes este titular. Basta que tengas que ajustar al mínimo un interlineado para que alguna tilde “tropiece” con una letra y te impida mantener la distancia mínima que deseas. Y luego haces malabarismos para que todo se integre de la mejor forma posible.

A Herb Lubalin, el maestro de la tipografía, esto no le hubiese supuesto ningún problema. Hacía verdaderas piruetas para obtener excelentes combinaciones. Pero la realidad es otra, el problema es más frecuente de lo que parece. La lucha entre ortografía y gráfica se mantiene, no es nada nuevo. No puedes contradecir la norma, por lo que tienes que buscar soluciones alternativas.

Una de las tildes  más famosas por su ausencia fue la del periódico EL PAÍS. Su cabecera apareció durante mucho tiempo sin ese grafismo sobre la “I”. La defensora del lector recibió muchas quejas acerca de esa falta de ortografía que no podía cometer el diario modélico. La controversia derivó en el director de arte del periódico quien a su vez expuso sus argumentos. Y no fue un problema de estética –yo pensaba que sí– sino técnico. Las fotocomponedoras del diario procedían de Estados Unidos y no disponían de tildes para ninguna mayúscula. Finalmente un triangulito reposa donde debe resolviendo el problema por un lado, y generando controversia por otro.

Viendo el divertido spot de la RAE, “Limpia, fija y da esplendor”, creado por la Academia de la Publicidad para conmemorar los 300 años de su fundación, el acercamiento del sector publicitario cada vez es mayor. Y la conciencia también. Se trata de hacer las cosas bien, aprender de los errores y avanzar mas. Más, adverbio de cantidad, con tilde.

 

Fuente: http://www.youtube.com/watch?v=Md4hghTR-XA

Anuncios

Publicidad creativa ineficaz

7up

 La Revolución Industrial trajo consigo la aparición de infinidad de nuevos productos para los ciudadanos. La publicidad, por entonces, tenía una finalidad muy informativa. Se trataba de dar a conocer al anunciante y explicar cuál era el uso del producto que fabricaba para el público. Poseía una clara utilidad. Pero, desde el momento en el que esta etapa se superó, y aparecieron industrias que competían con artículos similares, el carácter informativo  pasó a un segundo plano. El mensaje racional no era tan contundente y las emociones comenzaron a influir en la decisión de compra.

¿Y qué es lo que sucede ahora? Pues actualmente existe una saturación inmensa de anunciantes, productos y mensajes que dudo mucho lleguen con eficacia al consumidor final. Dependiendo del contexto en el que te muevas, como profesional de la publicidad puedes tener acceso a pequeños, medianos o grandes clientes. Te sorprendería saber que todavía hoy un gran número de comunicadores entienden los mensajes publicitarios a su manera. Es decir, la transmisión a un diseñador gráfico de una información subjetiva, solo basada en la intuición y los gustos personales. Y, buenamente, este profesional desarrolla conceptos sin tener en cuenta otras disciplinas ajenas a la gráfica que son esenciales en el proceso de comunicación de todo producto.

Esta particular forma de trabajo era habitual durante los años 60 y 70. Clientes, comerciales y dibujantes no han evolucionado en muchos mercados y siguen manteniendo actualmente este  proceder.  La única diferencia es que se sustituye el tablero de dibujo por un flamante Mac. Hay un libro de J.J. Pérez Cuesta y Rafael Esteve que contempla la publicidad ineficaz, aquella que no tiene en cuenta la realidad de los mercados y, en consecuencia, de los consumidores. Comunicaciones dirigidas solo a impactar, entretener y estimular los sentidos. Una publicidad que se olvida de lo básico: las percepciones. En la página 38 del libro cita la agonía de marcas como Seven Up, en un declive permanente, a pesar de sus campañas creativas. No importa el tamaño del mercado ni del cliente, lo relevante es la eficacia del mensaje. Una publicidad muy bien vertebrada que haga útil la creatividad y, por supuesto, que venda.

Imagen: http://www.taringa.net/posts/noticias/8694631/Coca-cola-vs-pepsi-sprite-vs-zup-herni12.html

 

Reclamos que matan

blancoNegro_1

Con El Colegio del Trabajo, Albert Camus, el premio Nobel de Literatura en 1957, emprende un programa de educación de adultos. Se preocupó por un colectivo de ciudadanos argelinos que necesitaban imperiosamente acceder a algo que la sociedad les negaba: la enseñanza. Esta iniciativa solidaria del escritor no podía perseguir otra cosa que devolverles un derecho que le había sido arrebatado a los marginados. Hoy muchos niños recorren diariamente kilómetros a pie para ir al colegio y aprender. La educación es un artículo de lujo, pero quien la posee afronta la vida con mayor seguridad.

La fotografía que ilustra este post es tan absurda como inquietante. Quien porta la mochila no deja de ser un marginado más a quien las circunstancias le han privado de su derecho a aprender. O, por el contrario, ha renegado a él voluntariamente para portar un arma y luchar por su particular causa. Resulta paradójica la cita de Nelson Mandela: “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”. Nuestro protagonista en lugar de llevar libros y material escolar, carga con dos granadas de mortero en los bolsillos laterales, y su particular forma de cambiar el mundo empieza y termina con un fusil.

Los componentes irracionales de la personalidad humana y los mecanismos psicológicos desvelan aspectos desconocidos del individuo, Freud lo demostró. El subconsciente es así. Quién sabe si esta perturbadora imagen  y su elocuente reclamo Let’s go to school no lleve implícito un mensaje subliminal. Una cita con la muerte. A Eric Harris y Dylan Klebold, los adolescentes que provocaron la matanza en la Escuela de Secundaria de Columbine, en Los Estados Unidos, la fotografía les habría despertado morbosidad.  Un aliciente, una motivación para ir armados a clase, asesinar, y ganarse unos macabros renglones en las páginas de la historia del sinsentido.

 

Autor : Yousuf  Karsh

Fuente: http://fotografiablanconegro.blogspot.com.es/2011/02/historia-de-la-fotografia.html

Campaña “Relaxing cup of café con leche”

ana-botella-relaxing-cup-of-cafe-con-leche

Soy de la generación de los que estudiaron inglés para aprobar, lo reconozco. Era una asignatura a la que los planes de estudios de mi época no le dieron la importancia que se merecía. Ahora la realidad es otra. Hoy manejo una jerga de anglicismos por mi trabajo y tengo que estudiar inglés a la fuerza, porque me hace mucha falta. Y en eso estoy. Pero, bueno, no soy un personaje público, no tengo asumidas las responsabilidades de quienes ostentan cargos políticos y representan a una comunidad.

El anecdótico “Relaxing cup of Café con Leche” de Ana botella, durante su intervención hablando e inglés ante el COI, para venderles Madrid como sede de las Olimpiadas de 2020 es único. Desde hoy para mí será Ana Bottle,  sin restarle protagonismo histórico a Pepe Botella, el hermano de Napoleón Bonaparte. La intervención de la alcaldesa de Madrid es el ejemplo más evidente de que este país tiene muchas asignaturas pendientes, pero no hay intención alguna por recuperarlas. Y no se recuperan porque la mayoría de quienes han de hacerlo son unos cachanchanes,* pasan de puntillas por encima de todo lo que consideran que no es importante. Y representar a una ciudad que compite y se vende como producto ante el mundo, no es objeto de dominar el inglés. Total, ¿qué más da?, nuestra candidatura va a salir igual porque somos el Reino de España, aunque ya no esté Felipe II. ¿O no? Y no voy a seguir por aquí porque me alejo del objeto del post.

“Relaxing cup of café con leche” es un excelente titular para un centro de idiomas que quiera utilizarlo como argumento para la correcta enseñanza del inglés. ¡Mejor imposible! Hay mucha ironía, pero tanta fuerza como el “¡Que se jodan!” de la diputada del PP Andrea Fabra, dirigido a los parados. Muchos ya lo están explotando en las redes. Solo una observación, si la escuela de idiomas es canaria que modifique el titular : “Relaxing cup of barraquito* ”, así será más autóctono y singular.

(*) Cachanchán. Persona poco competente en su oficio o profesión.

(*) Barraquito. Cortado de café con una chispa de licor y una pizca de limón

Según el Diccionario ejemplificado de canarismos del Instituto de Estudios Canarios.

Imagen: http://www.cromosomax.com/pics/2013/09/ana-botella-relaxing-cup-of-cafe-con-leche.jpg