Archive for 30 mayo 2013

Es el momento de darse cuenta de todo

 

d4f72aa0a42a97f2268e7ef650ebe5b2-1

No voy a entrar  a juzgar la campaña de Bankia como publicitario porque en esta ocasión no es mi propósito. Pero me da  vergüenza que una vez más se utilice un concepto tan roído en la comunicación de las entidades bancarias como apelar al esfuerzo común y solidario de todos. Y lo peor es que viene de Bankia. Este reloj está estropeado, no se le puede dar cuerda. Hay que cambiar alguna pieza para que funcione bien. ¿No se dan cuenta? ¿Nos quieren tomar el pelo por segunda vez con un mensaje descafeinado? ¡Y no se cortan un pelo! Pensarán que los ciudadanos  somos tontos que nos lo tragamos todo. ¡Ya está bien! Se equivocan, sobre todo después del engaño de las preferentes y el perjuicio que le están ocasionando a tantas familias de ahorradores que confiaron en ellos. Digo que no voy a entrar como publicitario y opinar sobre la creatividad de la campaña pero sí en  la poca veracidad del contenido porque  me afecta como consumidor.

Me preocupa que a estas  alturas la credibilidad de las acciones publicitarias se siga cuestionando porque, en muchos casos, responden a intereses oscuros o, al menos, nada claros para los ciudadanos. Que las sonrisas de la tele contrastan con las caras aburridas que luego te encuentras en las oficinas. Que la imagen global de una corporación cada empleado la entiende como le conviene. Porque el futuro de la publicidad puede que sea online y esté en las redes sociales, pero los canales de televisión siguen masificando sus programaciones con una gigantesca cantidad de anuncios que cansan, casi nadie recuerda las marcas o se ignoran deliberadamente porque cambias de canal y apagas el televisor por puro aburrimiento.

Además ya es una costumbre que los sobrios presentadores de programas de debates actúen como prescriptores y “vendan” de la forma más lacónica, aburrida y poco creíble desde detectores de radares hasta vinos sin excluir algún que otro seguro. Y lo hacen desconsideradamente, parando en seco alguna intervención interesante. Parecen autómatas contando algo que les han impuesto. Y algunos lo hacen con una gran indiferencia como si fuera “un mal necesario”. Esta profesión tiene que dar un giro hacia la máxima credibilidad, de lo contrario nos vamos a perjudicar todos. Seas diseñador, ilustrador, copy, realizador…¡todos! A ver si tiene razón Jacques Seguela con el título de su libro: “No le digas a mi madre que trabajo en publicidad, ella piensa que soy pianista en un burdel”.

Origen de la imagen: http://talent.adweek.com/gallery/es-el-momento-de-dar-cuerda/7971299

 

 

Anuncios

Creativos tercermundistas

6a00d8341bfb1653ef017d3f7b2316970c-550wi

“El arte africano, apartado de técnicas y gustos occidentales académicos , ha creado una plástica propia capaz de generar belleza por caminos distintos a los nuestros”, lo afirma José Luis Cortés en su libro Arte negro africano. No es de extrañar que el carácter conceptual y simbólico de esta creatividad en sus representaciones llamara la atención de artistas como Matisse o Picasso, quienes coleccionaron esculturas africanas para ser utilizadas posteriormente como fuente de inspiración en alguna de sus obras. Esta creatividad caracterizada por el concepto y la simbología aparecen como un nuevo lenguajes artístico que capta la esencia del mensaje y huye de la descripción de los elementos.  La forma es lo de menos, lo importante es la emoción.

Hace años que conservo una tarjeta de Postalfree.  Una fotografía de Sebastiao Salgado en la que aparentemente un grupo de niños africanos corren sonrientes detrás de un coche mirando fíjamente a la cámara –intuyo que sobre él estaba el fotógrafo – como si se tratara de un grupo de fans que persiguen a su ídolo. ¿Algo tan cotidiano y elemental en nuestra sociedad como sacar una fotografía, puede ser objeto de júbilo en la suya? Pues sí, sinceramente creo que sí, porque no es lo habitual. Como tantas cosas cercanas a nosotros que no valoramos por lo simples que son y para ellos suponen todo un descubrimiento.  Por ejemplo, un interruptor de la luz o que el agua salga de un grifo en tu propia casa, sin tener que recorrer kilómetros para llenar unas garrafas.

Lo importante sería preguntarse si estos niños a pesar de todas estas carencias son felices, si crecen igual que los occidentales, al menos afectivamente. Son preguntas a las que no puedo dar respuesta. Pero en lo que concierne a la creatividad, a su capacidad por jugar y no renunciar a su infancia, dan prueba de su talento creativo construyendo juguetes con los productos que en Occidente consideramos inútiles. Latas de refrescos, cerveza, tapas de plástico, etc.  Coches, motocicletas, carros, bicicletas, futbolines… su creatividad no tiene límites. No tienen balones de Nike, ni bicicletas de competición, ni Scalextric, ni video juegos, ni Iphone, ni nada. Pero viven su niñez. Y si a esta edad son capaces de canalizar toda esa inventiva con los residuos que tienen a su alcance, ¿qué serían capaces de llevar a cabo en el futuro si estudiaran y contaran con medios?

Origen de la imagen: quevidamastriste.net

 

 

 

Fito, Uops! & Fitipaldis

 

uops-1_fito-1024x918

“Me siento cerca del final donde todo empieza. Siento que me estoy buscando todo el rato”, dice Fito Cabrales, el Fito&Fitipaldis  de “Antes que te cuenten diez” o “Por la boca vive el pez”. Y tiene razón en esa particular búsqueda de sí mismo.  Ese trayecto propio de aventureros de las emociones al que el arte, la literatura y los buenos músicos nos tienen acostumbrados. “Porque escribo igual que sangro. Porque sangro todo lo que escribo”. Me gusta la sutileza de este bilbaíno, sí.

Fito se desangra con sus letras y se desnuda en cada uno de sus temas, sin más. Y se queda en pelotas solo con las emociones. Y esa desnudez que le aflora y le hace singular la viste hoy uno de los diseños de Uops!Studio. La simplicidad de unos trazos, los justos, para vestir un espíritu libre. Una personalidad inquieta que no se siente guitarrista ni cantante pero sí escritor de su propia existencia.

Solo hay que darse una vuelta por http://www.blog.uopsstudio.com/ para saber más de estos diseños singulares. Hay mucha frescura en todos sus proyectos. Búhos que se enamoran y odian las tecnologías de la información y la comunicación. Violinistas precoces que tienen muy clara su particular forma de dar la nota  vistiendo. O el propio Piedrahita, con la cabeza llena de piedras.

Fito&Fitipaldis son singulares. Quienes integran Uops!Studio también lo son. Por eso Fito, Uops!&Fitipaldis como si de un único espíritu se tratara tienen su particular forma de interpretar la realidad más cercana. No importa si son notas musicales o colores. Después de todo tienen en común las emociones.

Fuente: http://www.fitoyfitipaldis.com/web/

Origen de la imagen: Uops!Studio

La pésima imagen de la marca España

 

66932-544-408¿Qué es eso del branding? ¿Un producto o servicio con un nombre que posee una historia? Pues sí. ¿Podemos decir que España es una marca, porque cuenta con  unos atributos que están en la mente de los ciudadanos? También. España está en los pensamientos de todos. Unas veces para bien y últimamente, como ya es costumbre, para mal. No solo está en el día a día de los españoles que viven con el agua al cuello, sino en las noticias de la mayoría de los diarios que se publican fuera de nuestras fronteras. Periódicos que  cuentan lo que sucede en nuestro país con bastante ironía. Hace poco comprobé en un canal de televisión como un periodista español se dirigía a una colega venezolana para descalificar el proceder de Nicolás Maduro tras las elecciones que, aparentemente, habían dado la victoria a su opositor Henrique Capriles. Y la periodista no se cortó un pelo al responder que lo que estaba haciendo Urdangarín en España era peor. Poco más o menos que tomarnos el pelo a todos los españoles. Y es verdad, le doy la razón, porque ese es un pequeño ejemplo de cómo nos ven los demás desde fuera.

Hoy, la noticia era que la Audiencia de Palma suspende la imputación a la infanta Cristina por el caso Nòos.  Es decir, hay ciudadanos que son intocables y la infanta Cristina lo es. Por mucho que quieran demostrarme que la ley la ampara, no me lo creo. Las presiones desde la Casa Real han tenido que ser descomunales. Cada año, en Navidad, nuestro robotizado monarca da un discurso insulso y descafeinado que no resulta nada creíble. El último fue un buen somnífero salvo por un matiz, cuando dijo: “La ley es igual para todos”. ¿De verdad que lo es para  todos? ¿Seguro, majestad? ¿Para la infanta Cristina también? Me encantaría saber cuál es la opinión de Iñaki Anasagasti, este diputado estigmatizado que hasta ahora solo ha dicho verdades. O de Joan Tardà de Esquerra Republicana de Catalunya, solo por simple curiosidad, porque la opinión de la derecha ya la sé.

Me viene a la memoria la ocurrencia del Rey Alfonso XIII, el abuelo de nuestro monarca, cuando dijo: “Podré ser rey destronado, pero no tronado” y Don Miguel de Unamuno jugó con su ingenio haciendo alusión al trueno y al terremoto social que se avecinaba. Y no se equivocó, pero algún disgusto le costó su comentario. Creo que la marca España necesita oxigenarse, no está en condiciones de soportar una nueva sacudida social. Limpiarse de tanta podredumbre. Es un hecho cercano a todos y, además, real.

Origen de la imagen:

http://www.20minutos.es/noticia/1522515/0/vicepresidente-inditex/marca-espana/imagen/